4 sencillos pasos para mejorar cualquier día

Si tienes redes sociales, te habrás dado cuenta del culto que existe alrededor de 'la rutina de la mañana'. Cierto es que empezar el día con buen pie es importante, pero no todas las personas son criaturas de mañana. De hecho, existen tests como este, que no sólo demuestran que existen más de un tipo de personas sino que cada una necesita algo diferente. Así que antes de seguir, te recomendamos que primero hagas ese test.

Con todo esto de la obsesión por la productividad, parece que si no te levantas a las 5 de la mañana, haces deporte, lees, meditas, te haces un smoothie y exfolias tu cuerpo de pies a cabeza, no estás aprovechando bien el tiempo. Pero la realidad es que a veces lo más simple, es lo más efectivo. Una buena rutina de mañana requiere únicamente dos cosas: tiempo para ti misma/o y el mínimo estrés posible. Todo el resto dependerá de lo que necesites tú personalmente.

"Según Hoffman, la clave principal está en elegir una actividad lejos de las pantallas. En su caso, por ejemplo, es escuchar música animada mientras prepara con mimo el desayuno. Otras personas quizá prefieran leer un rato en un parque cercano con un vaso de café o meditar diez minutos en la cama. “Tu rutina matinal tiene que ser única y realista con los que necesitas en este momento”, aporta Ebony Medas, terapeuta titulada de HealHaus. “También puedes tener varias rutinas diferentes según el momento” (Vogue).

Cada persona es distinta y por ende, cada rutina será distinta. Esto son sólo recomendaciones para que empieces tu día de la manera más sana para tu bienestar mental.

Date tiempo

Puedes despertarte lo pronto o lo tarde que te pida el cuerpo, pero trata de dejarte por lo menos una hora antes de ponerte a trabajar. Y si no puede ser una, que sea media. Con el teletrabajo, mucha gente se sienta delante del ordenador nada más levantarse y no se da ni tiempo para beber el café tranquilamente. Sí, haciendo eso ganas unos minutos de sueño, pero te habrás puesto a trabajar antes de haberle dado tiempo a tu cerebro y a tu cuerpo para que se despierten.

Despiértate lentamente

Antes de levantarte de la cama, dale un momento a tu cuerpo para que se levante. Puedes respirar 5 veces profundamente y aprovechar este momento para dar gracias. Agradecer las cosas que tienes en tu vida puede ayudar a que tu humor mejore considerablemente. No hace falta que sean cosas complicadas. Puede ser tan básico como dar gracias por tener una cama donde dormir. Lo importante es darse ese momento para empezar el día con gratitud.

El agua, tu mejor aliado

Antes de desayunar y cuando aún estés en ayunas, bebe un vaso de agua para eliminar toxinas, poner en funcionamiento tu aparato digestivo, estimular el movimiento intestinal y prevenir el estreñimiento. Lo mismo va para tu rostro. Lávate la cara con agua y un limpiador suave para eliminar las toxinas y el sebo acumulados por la noche. Por último, termina tu ducha con un chorro de agua fría para despertarte, estimular la circulación sanguínea de tu cuerpo y de paso, tonificar tu piel.

Muévete y que te dé la luz

Antes de ponerte a trabajar, intenta mover tu cuerpo y respirar aire fresco, aunque sea con un paseo de 10 minutos, o haciendo yoga y sacando la cabeza por la ventana.

Muchos estudios han concluido que exponerse a la luz solar a primera hora de la mañana mejora el estado de ánimo. "La serotonina es una sustancia química que nos hace sentir bien. Una forma de controlar su liberación es exponerse a la luz del sol por la mañana. Existen numerosas investigaciones que sugieren que la serotonina desempeña un papel activo en el tratamiento de la depresión.

La exposición a la luz solar de espectro completo por la mañana hace que nuestro cuerpo produzca serotonina, que no sólo ayuda a conciliar el sueño nocturno, sino que mejora el estado de ánimo durante todo el día. Las luces brillantes se han utilizado durante mucho tiempo como tratamiento estándar para la depresión estacional. La luz exterior, incluso en un día nublado, proporciona muchos más luxes que la luz interior. Los días lluviosos de invierno producen niveles de lux de 1.000 o más, lo que es mucho mayor que cualquier luz interior, y en los días soleados de verano, la luz solar puede proporcionar una luz mil veces más brillante que la luz interior" (1000 hours outside).

Artículos relacionados

Sácale partido a tu esponja de Konjac

Seguramente no sea la primera vez que hayas oído hablar de la cosmética coreana. Pero, ¿y de la esponja konjac? ¿Alguna vez habías oído hablar de este tipo de esponjas? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta clásico coreano.
Leer más

Tu cesta ideal según tu signo del zodiaco

La astrología. Unos no se lo acaban de creer, otros se lo toman como forma de vida. En este artículo no pretendemos predecir lo que te deparará el mes de abril, pero sí qué cesta te pega más según tu signo.
Leer más

La gimnasia de la que nadie habla

¿Alguna vez te has planteado ejercitar los músculos de la cara? No, ¿verdad? Queremos abdominales pero cuando se trata de tonificar el rostro, lo primero que hacemos es recurrir a las cremas. Puesto así no tiene demasiado sentido, ¿no?
Leer más