simbolo-de-la-aplicacion-de-instagramsimbolo-de-la-aplicacion-de-facebooksimbolo-de-la-aplicacion-de-tik-tok
Warning: Undefined array key "settings_page" in /srv/vhost/bcsbodycare.com/home/html/wp-content/plugins/oxygen/component-framework/includes/acf/oxygen-acf-integration.php on line 811

Warning: Undefined array key "settings_page" in /srv/vhost/bcsbodycare.com/home/html/wp-content/plugins/oxygen/component-framework/includes/acf/oxygen-acf-integration.php on line 811
style="background-image:url();background-size: cover;" >

4 propósitos de año nuevo fáciles de incorporar a tu vida

Seguramente en lo que llevamos de año, no sea la primera vez que oyes hablar de propósitos. Y es que cualquier excusa es buena para intentar convertirnos en la ‘mejor versión de nosotros mismos’. El problema es cuando esa lista interminable de propósitos no se cumple y pensamos que hemos fracasado. 

Hacer propósitos está bien siempre y cuándo sean hábitos fáciles de implementar. Si no has hecho deporte en tu vida y tu propósito es correr dos horas todos los días, lo más seguro es que no lo consigas. 

Si eres de los que te gusta empezar el año con hábitos más saludables pero no sabes por dónde empezar, aquí te dejamos cuatro muy fáciles de incorporar. Y si de esos cuatro logras incorporar uno y ni siquiera consigues hacerlo todos los días, recuerda: no pasa nada. Lo más importante es no fustigarse para poder seguir mejorando. 

1. Una buena rutina de sueño

Según la OMS, no dormir bien perjudica seriamente a la salud física y mental. Implementa los siguientes tips y nota la diferencia en cómo te sientes:

  • Trata de mantener siempre el mismo horario (vete a dormir y despiértate siempre a la misma hora).
  • Crea una rutina y repítela cada noche
  • Evita el uso de dispositivos electrónicos )(irradian una luz azul que ‘despierta’ tu ritmo circadiano)
  • Duerme entre 7 y 8 horas
  • Despiértate nada más oír el despertador (todo lo que duermas después de posponer la alarma será un sueño de mala calidad y condicionará todo lo que viene a continuación)
  • Exponte a la luz natural lo antes posible (nada más despertar, mira por la ventana o si puedes, paséate un rato)
  • Que la temperatura de tu habitación esté en torno a los 18 grados.

2. Piropéate

Tal cual lo lees. Quererse más y confiar más en uno mismo debería estar en la lista de todo el mundo. Hoy en día es fácil caer en la comparación o verse invadido por el síndrome del impostor.

Una manera de combatir estas creencias limitantes y por lo tanto negativas, es reforzando las positivas. Un truco es plantarse delante del espejo, mirarse y cada día decirse tres cosas buenas de uno mismo. No tienen por qué ser físicas, puede ser todo lo que se te ocurra (verás que no es tan fácil como parece – o sí, y en ese caso, ¡seguramente estés por el camino adecuado!). Lo importante es que esto se convierta en un hábito. Notarás la diferencia. 

3. Escucha tu cuerpo

Dicen que el estómago es nuestro segundo cerebro e igual que le hacemos caso a nuestro cerebro, deberíamos hacerle caso a nuestro estómago. Muchas veces tenemos antojo de comidas menos ‘sanas’ porque se han categorizado como ‘pecados’ y ya se sabe que todo lo que es prohibido tiene su cierto atractivo. Pensamos que si tenemos acceso a todo, no podremos controlarnos. Pero la realidad es que el cuerpo es inteligente y sabe lo que quiere. Sólo hay que aprender a escucharlo. Un ejercicio que puedes hacer es preguntarte qué te apetece comer cada vez que vayas a comer, y por supuesto, tratar de tener la mente abierta sobre todo a mantener una alimentación equilibrada. Verás que al cabo de un tiempo no hará falta ni que te lo preguntes. Tu cuerpo te pedirá a gritos que necesita una ensalada porque después de tantas fiestas… Necesita un descanso.

4. Muévete de la manera que te apetezca a ti

El problema del propósito de ‘hacer más ejercicio’ es que parece que sólo se pueden hacer cuatro cosas. Cuando la realidad es que el único objetivo debería ser mantener un cierto grado de actividad en tu día a día. El resto depende de tus gustos. Si te gusta andar, anda, pero si lo que quieres es bailar o te gusta más el rollo espiritual y te apetece hacer yoga también vale. Lo importante es que te guste a ti y que no lo notes como una imposición. Sino, no durará.

Artículos relacionados

Cuida de tu cabello sin dañar al planeta

Por suerte, con los años la sostenibilidad ha ido tomando más y más importancia a la hora de tomar decisiones en nuestros hábitos de consumo. Y es que, no sólo los consumidores han visto lo necesario que es dar este giro, sino que la industria cosmética también. Cada vez son más las alternativas sostenibles disponibles y mayor la conciencia medioambiental. Pero cuidar tu cabello de manera sostenible, no siempre es de lo más evidente.
Leer más

Combate tu acné con el jabón de carbón activado

Si alguna vez has visto la típica imagen de una chica con una mascarilla negra, lo más seguro es que se tratase de una mascarilla de carbón activado, un producto de origen vegetal con grande beneficios para la piel en general, pero sobre todo las pieles grasas con tendencia acnéica.
Leer más

9 aromas para sentirte mejor

¿Cuántas veces has olido algo y te has visto teletransportada a un momento concreto en tu vida? Y es que los olores no son solo olores: son recuerdos. Desde el olor de un perfume hasta el olor que deja la lluvia en el asfalto después de un día caluroso.
Leer más
Ir al contenido